fbpx

Por: Edward Rojas | 27 Abril 2021 | Twitter: @edwardztrader

La mayor estafa piramidal de la historia

 

El gestor que estafó 65.000 millones de dólares con un esquema Ponzi durante años, con consecuencias que fueron más allá del dinero. Pero ¿quién era Bernie?

Bernard Lawrence «Bernie» Madoff (Ciudad de Nueva York – 29 de abril de 1938) fue un antiguo creador de mercado, asesor de inversiones y financiero estadounidense de origen judío, fue el presidente de una firma de inversión que lleva su nombre y que él fundó en 1960. Fue una de las más importantes en Wall Street. En diciembre de 2008 el banquero fue detenido por el FBI y acusado de fraude. El fraude alcanzó los 64.800 millones de dólares, lo que lo convirtió en el mayor fraude llevado a cabo por una sola persona. El 29 de junio de 2009 fue sentenciado a cadena perpetua de facto, pero oficialmente a 150 años en prisión, el máximo permitido. Falleció en prisión por causas naturales este 14 abril del 2021.

¿QUÉ FUE LO QUE OCURRIÓ?

Miles de inversores, entre ellos grandes instituciones financieras y fondos de inversión de todo el mundo, millonarios y hasta organizaciones de caridad, fueron estafados por la empresa de Bernard Madoff, uno de los principales y aparentemente más exitosos gestores de Wall Street.

Madoff llevó a cabo su fraude mediante la gestión del dinero de grandes fortunas y grandes compañías financieras como Fairfield Sentry, Kingate o Optimal (del grupo Santander) en los llamados hedge funds.

¿A QUÉ CONTROLES FUE SOMETIDO MADOFF?

Bernard Madoff fue investigado en el año 1992 por los reguladores del mercado de valores (Securities and Exchange Commission, SEC), pero no descubrieron nada ilegal.

¿QUÉ ADVERTENCIAS SE HICIERON?

En 1999 varias empresas denunciaron a la firma de Madoff, pero tampoco esta vez se hizo nada contra ésta. Como tampoco sirvieron de mucho los reportajes que se publicaron en los años 2000 y 2001 en contra de los métodos del gestor, o el hecho de que firmas de asesores como Acorn Partners o Aksia recomendaran a sus clientes que no le confiaran su dinero.

¿CUÁNDO Y CÓMO SE DESTAPÓ?

La caída de Bernard Madoff se produjo tras una serie de acontecimientos ocurridos a principios del mes de diciembre del 2008.

Según consta en la demanda interpuesta por la SEC y en la denuncia correspondiente del FBI, en la primera semana de este mes Madoff le dijo a un empleado que los clientes habían pedido reembolsos por valor de 7.000 millones de dólares y que estaba intentando obtener liquidez.

El 9 de diciembre, Madoff dijo a otro empleado que ese año quería pagar los extras en diciembre, dos meses antes de lo habitual. Más tarde, y según informó la agencia Bloomberg, estos empleados declararon que el inversor parecía estar «bajo un gran estrés».

Fue entonces cuando, de acuerdo con el FBI, Madoff anunció que «había obtenido beneficios recientemente y que era un buen momento para distribuirlos», emplazando a sus empleados a un encuentro en su apartamento. Una vez allí, les confesó que su negocio era un fraude, un «esquema Ponzi gigante», que no tenía «absolutamente nada».

¿DESDE DÓNDE REALIZÓ MADOFF SU ESTAFA?

La empresa de Madoff, que lleva el nombre de su fundador y presidente, incluía dos áreas separadas: Por un lado, Bernard Madoff Investment Securities LLC, que hacía las funciones de corredor de bolsa (broker) y de «creador de mercado» (market maker). Y por otro, Investment Advisory, la tapadera donde se ha producido la gran estafa. Era en ésta donde Madoff realizaba las inversiones de los mencionados hedge funds.

¿CÓMO CAPTABA CLIENTES?

Decía usar una estrategia de inversión conocida como split strike conversion, que consiste en comprar acciones de grandes compañías y opciones de compra y venta de esos mismos títulos. De este modo es posible ganar dinero tanto en mercados en alza como en mercados a la baja.

Una gran parte de la banca aplica este sistema. La gran diferencia era que Madoff ofrecía una rentabilidad enorme, garantizando entre el 8 y el 12% anual, pasase en la Bolsa lo que pasase.

Ello, unido a la credibilidad que le daba el hecho de haber sido presidente del consejo de administración del índice Nasdaq de EE UU (uno de los más importantes del mundo), y a su imagen de exclusividad, hizo que la fama de Madoff fuese corriendo de boca en boca entre los grandes millonarios y entre la gran banca de inversión.

¿CÓMO UTILIZABA LUEGO LAS INVERSIONES?

En lugar de utilizar la mencionada técnica de inversión, lo que hacía realmente Madoff era ir levantando su pirámide financiera.

Cuando Madoff Investment Securities recibía nuevos fondos, en vez de reinvertirlos (en las acciones de grandes compañías o en las opciones de compra), invertía sólo una mínima parte y dedicaba el resto a pagar a los inversores iniciales (con las rentabilidades de hasta un 12%).

¿CÓMO TRABAJABA CON LOS BANCOS?

 

A través de sociedades gestoras de grandes patrimonios, los bancos (entre ellos, por ejemplo, el Santander) invirtieron dinero de sus clientes o parte de sus propios activos en la firma de Madoff.

 

 

¿POR QUÉ SE CAYÓ LA PIRÁMIDE?

De algún modo, Bernard Madoff puede considerarse una víctima más de la crisis económica y financiera de Estados Unidos del 2008.

Por un lado, muchos inversores empezaron a reclamar su dinero al llegar la época de vacas flacas. Por otro, la crisis hizo que cada vez fuese más difícil convencer a nuevos clientes para que invirtiesen en el mercado financiero, ya fuese a través de Madoff o de cualquier otro gestor. Empezó a fallar así la condición fundamental para que la pirámide se mantenga. Si no entran clientes nuevos, no hay con qué pagar a los viejos.

 

¿POR QUÉ NO SE DESCUBRIÓ LA ESTAFA HASTA ENTONCES?

La SEC no lo descubrió porque oficialmente su patrimonio era de 17.000 millones de dólares. Los otros 33.000 millones de dólares (hasta los 50.000 millones que estafó) los dividía como fondos y como pagos de rentabilidad a los primeros accionistas.

La SEC ha explicado, además, que Madoff apenas dejaba huellas de sus operaciones y que era muy inteligente a la hora de esconder pruebas. No se arriesgaba en Internet, por ejemplo. No permitía a sus clientes tener acceso online a sus cuentas y, según The Washington Post, mandaba los extractos por correo tradicional, y nunca por correo electrónico. Tampoco tenía cómplices que pudieran traicionarle ni involucró a su familia en el fraude.

Pero una de las razones más importantes de que el fraude no fuese detectado, a pesar del escepticismo que reinaba entre los profesionales del sector, es que sus clientes no estaban interesados en investigar.

Se fiaran o no de él, la rentabilidad que les ofrecía por su dinero era demasiado tentadora, y el hecho de que Madoff gestionara sus inversiones era un símbolo de prestigio. Su negocio sólo sufrió cinco meses de caídas, entre 1993 y 2007, y el retorno medio durante todos esos años fue del 8%.

¿CÓMO CAPTABA CLIENTES?

Además de los particulares (grandes millonarios estadounidenses, en su mayoría), según han ido pasando los días, cada vez más entidades financieras y fondos de inversión han confesado haberse visto afectados por la estafa. Las víctimas principales han sido el fondo Fairfield Sentry Ltd, que tenía en la cuenta de Madoff 7.300 millones de dólares, y el Kingate Global Fund Ltd, con 2.800 millones de dólares.

La lista se extiende más allá de Estados Unidos y no para de crecer: los franceses Crédit Agricole (10 millones de euros), BNP Paribas (casi 500 millones), Natixis (450 millones) y Société Générale (otros tantos), el italiano Unicredit (75 millones), los británicos Royal Bank (446 millones) y HSBC (hasta 1.500 millones de dólares), el japonés Momura (1.800 millones de dólares), la financiera suiza Bernbassat & Cie (935 millones de dólares).

También están entre los afectados la ONG de Steven Spielberg y una fundación del Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel.

LOS SUICIDIOS DE MADOFF

El 22 de diciembre de 2008, apenas semana y media después de destaparse la estafa, se daba el primer suicidio. Thierry de Villehuchet, francés de 65 años, aristócrata, hombre de negocios y fundador de la gestora Access International (AIA), se cortaba las venas en su oficina de Nueva York. Había perdido entre 1.500 millones y 2.000 millones de dólares con la estafa de Madoff: su dinero y el de sus clientes. Creyó en las promesas de grandes retornos de Madoff al confiarle gran parte de su cartera, hasta un 75% del total, según Bloomberg.


En febrero de 2009, el veterano de guerra William Foxton, inglés de 65 años, se suicidó tras no ver salida a su situación. Había perdido los ahorros de su familia en el entramado de Madoff. Oficial de la Orden del Imperio Británico, se pegó un tiro en la cabeza en un parque cercano a su vivienda de Southampton.

LA MUERTE MÁS DOLOROSA PARA MADOFF

Su propio hijo, que lo entregó a las autoridades, se suicidó el 11 de diciembre de 2010, exactamente dos años después de la detención. En ese lapso había intentado borrar cualquier conexión con la estafa.

Fue infructífero, puesto que acabó incluido en una demanda civil que impulsaron un grupo de estafados. De hecho, se suicidó –colgándose de una tubería de su casa- en la misma semana que se conoció que enfrentaría a la justicia por la demanda, relató el New York Times en el momento que reportó su muerte. Lo acusaban de vivir a todo lujo con dinero estafado y exigían el embargo de sus bienes para recuperar el capital de los damnificados.

“Soy responsable por la muerte de Mark y eso es muy, muy difícil”confesaba Madoff desde prisión en una entrevista con la CNN en 2013. “Vivo con eso. Vivo con el remordimiento, el dolor que he causado a todos, desde luego a mi familia, y a las víctimas”, seguía.

Un año después, en 2014, Andrew, el único hijo que le quedaba a Madoff, fallecía tras perder la batalla contra el cáncer.

BERNARD MADOFF, EL SUICIDIO QUE NO FUE

Años después de la estafa, la mujer de Madoff, Ruth Apern, hizo una confesión que pocos esperaban. En la Navidad de 2008, dos semanas después de su detención y bajo arresto domiciliario, ella y Madoff tomaron un puñado de pastillas cada uno. Querían acabar con todo. “La situación era horrible”, decía al New York Times en octubre de 2011. Habla de cartas de odio, llamadas, encuentros con abogados… “Pensé ‘No puedo, no puedo con esto, no sé si voy a sobrepasar esto y no sé cómo podré hacerlo, tampoco quiero’”, decía Apern.

“Decidimos hacerlo. Estábamos de acuerdo. Fue muy impulsivo”. Madoff dice que haber fallado, haber despertado al día siguiente, le abrió los ojos. Por un lado, creía que podría ayudar a los estafados y devolverle sus ahorros. Por otro, no quería dejar a su familia.

Zero Trader

Acerca de Zero Trader

Zero Trader es más que una academia o escuela de Trading, somos un grupo de personas que hemos decidido emprender el camino de las Inversiones bursátiles y tenemos como enfoque y valores el formar COMUNIDAD como núcleo de la academia, pues tenemos la idea de que somos más fuertes trabajando en equipo; por tal motivo, cada integrante de Zero Trader es considerado como familia. En nuestra comunidad aprenderás a operar de manera efectiva los mercados financieros internacionales, tendrás acompañamiento, capacitación y entrenamiento permanente. Podrás compartir tus experiencias de trading y recibir retroalimentación de todos los miembros de nuestra comunidad.

Deja tu comentario